Cuando más te necesitaba

Cuando más te necesitaba
Hay días difíciles y días muy difíciles. Hoy resultó ser de los segundos. Y cuando más lo necesitaba, una lectora de “La pintora de bisontes rojos” acude a remendarme el ánimo.
Desde mi editorial me enviaron hoy un email de una lectora que me decía lo siguiente:
<<Soy muy aficionada a la música, solo eso, nada profesional, pero me apasiona. Siempre había querido componer una canción, pero ni siquiera sé leer una partitura, así que mucho menos escribirla. De todas formas, jamás había encontrado algo que me inspirase…hasta que leí «La pintora de bisontes rojos». La fuerza de Aia me ha marcado, tanto que por fin he conseguido, de manera muy rústica, (directamente grabando con un móvil la melodía primero y luego poniéndole letra) componer mi canción.
Y estoy tan orgullosa y tan satisfecha, que sin más pretensión que agradecer al autor del libro lo que ha hecho por mí, me gustaría que la escuchase. Me parece bonito hacerle consciente, si es que no lo es, del poder que un escritor puede tener, de cómo puede influir con una «simple» novela en la vida de una persona. El señor Fernandez Urresti ha conseguido, sin saberlo, que yo pueda cumplir uno de mis sueños.
Probablemente no volveré a componer nada, o sí, ¿quién sabe?. Pero por favor, me encantaría compartir con él y, sobre todo, agradecerle, mi pequeño éxito personal. Siento que se lo debo>>.
El mensaje es tan hermoso y lo recibo en un momento tan especial, que quería compartir con vosotros mi emoción. Cosas así hacen que merezca la pena el esfuerzo de escribir e incluso vivir un rato más.
Mil gracias a Sonia, que así se llama mi inolvidable lectora.

Entradas similares

Ir al contenido