GETSEMANÍ

Frente a las murallas de Jerusalén se eleva una colina por la que serpentea la carretera que conduce a Jericó. En ella contempla el paso del tiempo un huerto donde se obstinan en seguir con vida un puñado de olivos milenarios. La tradición asegura que alguno de esos árboles asistió a una noche dramática, la que vivió en este lugar conocido en hebreo “Gat Semen” o “prensa de aceite” Jesús de Nazaret.

Si damos crédito a los evangelios, aquélla fue una noche de pasión, de dolor y angustia previa al prendimiento que, más tarde, conduciría al protagonista de los hechos a un juicio sumarísimo y a una posterior ejecución en la cruz. Pero los mismos textos hablan de la aparición de un ser que denominan “ángel” y que vino a tratar de paliar esa agonía previa. Y me hubiera gustado conocer la versión de los milenarios olivos al respecto. ¿Realmente ocurrieron los episodios que recogen los evangelios? Y, de ser así, ¿qué podrían decirme del “ángel” de marras?

Entradas similares

ALTAMIRA

ALTAMIRA

Hace 13.000 años, la boca de la cueva de Altamira se derrumbó. Las rocas sellaron su entrada impidiendo que nadie...

EL MONTE CASTILLO

EL MONTE CASTILLO

El orden de esta lista no es por preferencias (salvo tal vez el primero de los lugares elegidos y del que hablé ayer,...

Ir al contenido