Tumba de Atreo

Debo confesar que Grecia me enamoró. Atenas, Delfos, Olimpia… me hicieron recordar tantas horas de estudio de Historia Antigua (una de mis pasiones) y de Historia del Arte (otra de mis debilidades) en la Universidad. Pero Micenas fue el broche perfecto para un sueño.

A las afueras de la mítica ciudad me aguardaba otra de las tumbas de mi vida: el Tesoro de Atreo o Tumba de Atreo, también llamada Tumba de Agamenón. Se supone que su construcción se realizó en siglo XIII a.C.

Cuando me adentré por el corredor que conduce hasta la gigantesca construcción abovedada, se me fue el santo al cielo y creí escuchar los gritos de los aqueos vitoreando a su rey Agamenón antes de partir hacia Troya en busca de Helena. ¿Escuché también a lo lejos la risa retadora de Paris y Héctor?

Tumba de Atreo

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir al contenido