A la sombra del Grial

Este libro proporciona la posibilidad de viajar a un tiempo donde lo cotidiano estaba impregnado por la magia. Es una excursión a lo largo de las leyendas y las historias dela España medieval donde el lector se encontrará con alquimistas, astrólogos, traductores de libros prohibidos, santos que no lo son tanto, y vírgenes que obran proezas.

Publicación: 08/11/2006
Páginas: 424
Tamaño: 15 x 24 cm
Encuadernación: cartoné
ISBN: 8441418748
IBIC: 
PVP: 

A la sombra del Grial
logo edaf

Sinopsis

Ensayo

424 paginas

Este libro habla del Grial y de toda la atmósfera mágiza que se respiró en aquellos siglos de la Edad Media. Es un viaje a ninguna parte y a todas a la vez. Es la excursión que todos los soñadores, los enamorados de la vida como mayor expresión de la magia, han deseado hacer. Y por eso, este libro habla también de héroes, de creencias ancestrales, de lugares sagrados, de edificios de divinas proporciones, de piedras silenciosas, de magos, de iniciado, de alquimistas…
Le proponemos una peregrinación por buena parte de la geografía mágica de España en busca del Grial. Pero ¿de qué Grial hablamos? ¿Tal vez de la copa en la que, según la leyenda, se recogió la sangre Jesús? ¿El mismo cuenco que le sirvió para instaurar supuestamente el sacramento de la Comunión? ¿O quizá es el objeto de nuestra búsqueda una gema desprendida de la corona de Lucifer?
En realidad, el Grial es todos eses a la vez y ninguna de ellos exactamente. La historia y las leyendas medievales, protagonizadas por cabalistas, alquimistas, magos, astrólogos, santos, vírgenes y dioses, nos hablan de un Grial diferente. Si sabemos leer entre líneas, intuiremos una enseñanza oculta tras esas historias. Es la sabiduría que encierra la Tradición.
También este libro habla de Dios, por supuesto. No es el Dios de los cristianos, ni tampoco el Alá musulmán. No nos referimos tampoco al Yavhé judío, sino los tres al tiempo, pues ellos fueron la referencia sagradas de la Edad Media en estas tierras.
Lo animamos a iniciar una expedición en pos del Grial, pero debe tener en cuenta que para ese viaje son necesarios ojos y oídos que solo están dentro de cada uno de nosotros.

Prologo

Este, como los anteriores que he escrito, tampoco es un libro de Historia. Y no lo es ni por objetivos ni por lenguaje ni por metodología. En fin, que no lo es por nada.
Este libro, que sirve también de agradecimiento a una persona a la que mucho debo y que se llama Sebastián Vázquez, es un libro que habla de hechos aparentemente fantásticos, embotellados en leyendas cuyos orígenes presentan difusos perfiles y que, justamente por eso, tal vez contengan más ración de historia de la que uno puede atreverse a admitir. Pero es otra historia.
Este libro habla del Grial y de toda la atmósfera mágica que se respiró en aquellos maravillosos siglos. Es un viaje a ninguna parte y a todas a la vez. Es la excursión que todos los soñadores, los enamorados de la vida como mayor expresión de la magia, han deseado hacer. Y por eso, este libro habla también de héroes, de creencias ancestrales, de lugares sagrados, de edificios de divinas proporciones, de piedras silenciosas, de magos, de iniciados, de alquimistas… Y resulta que los tres últimos oficios mencionados son justamente los depositarios de un modelo de conocimiento al que humildemente nos gustaría aspirar, y no a otro. Son los custodios de un saber tradicional, de la Tradición. Y sólo quien sea capaz de mirar con otros ojos, ojos mágicos, comprenderá que la vida no es sino, justa y precisamente, un perpetuo hechizo desde que Dios nos saca de su chistera hasta que desaparecemos sin dejar rastro envueltos en uno de los pañuelos de su espectáculo al que podemos llamar sudario si nos tranquiliza más.
Este libro habla Dios, por supuesto. No es el Dios de la Iglesia católica, ni tampoco el Alá musulmán, ni siquiera el Yavhé judío, sino los tres al tiempo, pues ellos fueron la referencia sagrada de la Edad Media en estas tierras. Se diría, si encontramos el atrevimiento suficiente para hacerlo, que son la Trinidad medieval, aunque no seré yo quien diga quién de ellos es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Este libro, ya se ve, se desliza hacia la heterodoxia con una facilidad pasmosa y preocupante para quien no sea capaz nada más que de rasear el balón, de reptar más que de volar, de mirar más que de ver. Nada se podrá hacer en esos casos. Es sabido que no siempre el tener ojos permite ver ni el tener oídos nos proporciona el don de escuchar.
De todos modos, para viajar en pos del Grial no son necesarios otros ojos y otros oídos que los que están dentro de cada uno de nosotros…

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir al contenido