Los Fantasmas de Bécquer

Durante los disturbios que tuvieron lugar en Madrid con el estallido de la revolución de septiembre de 1868, popularmente conocida como La Gloriosa, la casa de quien fuera ministro y gran valedor de Gustavo Adolfo Bécquer, Luis González Bravo, fue asaltada por la multitud. El primer manuscrito de las Rimas se encontraba en poder del político en aquel momento, puesto que el propio Bécquer se lo había confiado para que pudiera escribir un prólogo.

Publicación: 23/02/2018
Páginas: 464
Tamaño: 15 x 24 cm
Encuadernación: rústica con solapas
ISBN: 978-84-17229-28-3
IBIC: FA
PVP:
Los Fantasmas de Becquer
Editorial almuzara

Sinopsis

Novela

464 paginas

Las Rimas de Bécquer que conocemos no son las originales. El primer manuscrito se perdió durante la revolución de 1868.
¿Qué precio tendría hoy si se descubriera?
¿Habría alguien dispuesto a matar por él?
¿Creía Bécquer en el espiritismo, o su mundo de espectros y nieblas se limitaba a sus Leyendas?

Una trepidante aventura en la que se entremezclan vivos y muertos comenzará cuando alguien descubra que los poemas perdidos cayeron, por azar, en manos de uno de los oficiales de las SS que acompañó a Heinrich Himmler durante su viaje a Madrid, en octubre de 1940.
Desalmados coleccionistas de libros, mercaderes de arte, asesinos a sueldo y Miguel Capellán –un periodista sin escrúpulos–, buscarán el original de las Rimas en un viaje que nos conducirá a través del tiempo, desde el Desembarco de Normandía hasta nuestros días.
Mont Saint-Michel, Sevilla, Madrid y Toledo, serán los escenarios donde todos ellos juegan sus cartas apostando, en ocasiones, la vida en el empeño.
Pasiones, asesinatos y amargas historias de amor de vivos y muertos para descubrir si el retrato bohemio de Bécquer responde a su verdadero rostro.

Prologo

Julie se despertó sobresaltada. Aunque más que dormir, vagaba por esa región no cartografiada por ningún explorador y que separa la vigilia del sueño. Había sido de nuevo aquella música, la música del piano, la que le había arrancado de aquella región umbría por donde su espíritu transitaba.
Al abrir los ojos, como tantas otras veces había sucedido a lo largo de todos aquellos años, la música cesó. Su pecho, no obstante, se mostraba agitado; las arrugas de su rostro octogenario eran ahora surcos todavía más profundos, y sus ojos verdes estaban untados de espanto. De espanto y de culpa.
El viento golpeó la contraventana y ésta se abrió. Sin el amparo del abrigo de madera, al otro lado del cristal se veía una espesa niebla que envolvía el frío mar normando. Sentada en la cama, con la espalda apoyada sobre la almohada, Julie trató de recomponer la respiración. A tientas, sus dedos nerviosos acertaron a encender la luz. Cogió sus gafas para ver de lejos y se las puso. Tal vez, se dijo, aquella noche podría averiguar quién interpretaba aquella música en el piano del salón. Porque no creía estar loca. A pesar de la edad, su cabeza funcionaba a la perfección, según creía. No obstante, debía admitir lo extraño de aquel caso, pues nadie más que ella en casa parecía advertir la melodía.
Decidida a enfrentarse con quien fuera, bajó de la cama y se calzó las zapatillas. En el exterior, una niebla espesa impedía ver la espantosa rapidez con la que la marea devoraba en silencio los arenales salpicados de salicornias e hinojos marinos que durante el día, y con la marea baja, servían de pasto a las ovejas. Aquel inaudito galope del mar, capaz de aumentar su nivel casi a un metro por segundo hasta alcanzar la portentosa marca de más de doce metros de altura, era algo a lo que la veintena de vecinos de Mont Saint-Michel apenas prestaba atención. Y ella, Julie Sélune, menos que nadie. No en vano era la más vieja del lugar. Había nacido y vivido allí durante sus ochenta y ocho años de vida, de manera que vivir rodeada por el mar, y casi aislada en aquel peñón milenario al que millones de turistas acudían anualmente, era para ella algo natural…

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir al contenido