Un monstruo viene a vernos

Un monstruo viene a vernos
Por la presente, me gustaría decirte que si mides la estatura de las personas por el color de sus manos y no por el contenido de su corazón, el problema lo tienes tú.
Si te resulta ajeno el dolor de la guerra mientras no te agredan a ti, el problema lo tienes tú.
Si no pestañeas mientras disparas a los ojos a un animal indefenso y promueves esa práctica, el problema lo tienes tú.
Si piensas que mirar con desprecio el hambre de los pobres te va a sentar a la mesa de los opulentos aunque malvivas con un sueldo, el problema lo tienes tú.
Si crees que tu dios es mejor que el del prójimo a estas alturas de la historia, el problema lo tienes tú.
Si toda la literatura que leíste te permite sonreír por la muerte de un poeta homosexual, el problema lo tienes tú.
Si te sientes mejor rechazando músicas y libros ajenos sin advertir que rehúsas escalones que te ofrezcan una mayor perspectiva de la vida, el problema lo tienes tú.
Si te crees capaz de encarcelar los pensamientos de los demás porque te incomodan sin caer en la cuenta de que tu bandera asoma por entre otros barrotes que te limitan, el problema lo tienes tú.
Si crees que la historia es lineal y no cíclica, el problema lo tienes tú.
Y si pensaste que cuando esta broma que llamamos vida termine para ti tendrás un mejor destino que el que aguarda a todos aquellos a quienes despreciaste, el problema lo tienes tú.
Y si leíste esto y aún le ríes las gracias al monstruo, el problema lo tienes tú..

Entradas similares

Ir al contenido