El país de Altamira

Altamira

La mañana en que todo ocurrió jirones de niebla se habían demorado sobre los prados y sobre las copas de los árboles. Fue entonces cuando la mirada de Aia quedó atrapada en los ojos del bisonte. El resto de la historia la encontrarás en mi última novela, «La pintora de bisontes rojos» (las fotos las hice en el país de Altamira el pasado sábado, hace 16.000 años)

Altamira

Altamira

Entradas similares

Ir al contenido