Tumba Bécquer

Lo enterraron primero en Madrid; tiempo después, sus restos viajaron a Sevilla…y yo le seguí.

Frente la entrada a la Facultad de Bellas Artes, algunos de mis personajes de mi novela, “Los fantasmas de Bécquer” nacieron sin que yo pudiera evitarlo. Pude ver con claridad a dos de las mujeres de mi imaginación adentrarse en la Facultad y descender al Panteón de Sevillanos Ilustres:

<<Las dos mujeres cayeron en un respetuoso silencio contemplando la tumba del escritor. Sin saberlo, ambas dibujaban una estampa de aquellas que tanto gustaban al poeta: la oscuridad de la cripta, dos mujeres que bien pudieran representar el paso del tiempo dada la diferencia de edad entre ambas, los huesos de los ilustres propietarios de las sepulturas que las rodeaban, y los versos de amor y muerte acurrucados entre los pliegues de un mausoleo…>>

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies necesarias técnicamente
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir al contenido